Fecha: 11/11/2015

Optimización de la fertilización nitrogenada del maíz tras un cultivo de alfalfa en zonas semiáridas

Investigadores de la Estación Experimental de Aula Dei - EEAD / CSIC, del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), y de las universidades de Lleida, Arkansas (EEUU) y Cornell (EEUU), publican un estudio con el objetivo de establecer la dosis óptima de fertilizante nitrogenado en un cultivo de maíz tras un cultivo de alfalfa de 4-5 años en las condiciones de regadío semiárido del Valle del Ebro.

La rotación de alfalfa con maíz es una práctica común en muchas áreas del mundo. Los efectos beneficiosos del cultivo de leguminosas en rotación con cereales se conocen desde hace mucho tiempo e incluyen el control de malas hierbas, la interrupción del ciclo de patógenos, así como el aporte de cantidades sustanciales de N al cultivo de cereal siguiente. A pesar de ello, a menudo se subestima el N que la alfalfa puede aportar al cultivo siguiente y no se reduce el aporte de N al maíz cuando se cultiva tras alfalfa.

Encuestas realizadas en zonas de regadío semiáridas del Valle del Ebro han revelado que muchos agricultores aportan generalmente más de 300 kg N/ha al maíz y que sólo uno de cada cuatro agricultores reducen el aporte de N fertilizante al maíz cuando se cultiva detrás de alfalfa. Sin embargo, el alto coste de la fertilización nitrogenada en el cultivo del maíz y el aumento de la superficie agrícola declarada como zona vulnerable a la contaminación por nitrato deberían incentivar una adecuada valoración de la contribución de N de un cultivo de alfalfa precedente.

Se ha estudiado la respuesta del maíz a la fertilización nitrogenada tras un cultivo de alfalfa en siete experimentos de campo en regadíos semiáridos del Valle del Ebro. Se aplicaron seis dosis de N (de 0 a 300 kg N/ha). La alfalfa proporcionó suficiente N para producir de 10,3 a 16,7 Tm/ha de grano de maíz sin fertilizante nitrogenado. En tres ensayos no se necesitó N fertilizante para obtener el máximo rendimiento de maíz. En el resto la dosis óptima de N fertilizante varió entre 115 y 196 kg N/ha, siendo menor en los ensayos regados por aspersión comparados con los regados por inundación. El máximo retorno económico se obtuvo con dosis entre 0 y 150 kg N/ha. Dosis mayores de 150 kg N/ha aumentaron el riesgo de contaminación ambiental sin aumentar el rendimiento ni el beneficio económico.

Salmerón M, Cela S, Isla R, Lloveras J, Santiveri F, Cavero J. Optimización de la fertilización nitrogenada del maíz tras un cultivo de alfalfa en zonas semiáridas. GrandesCultivos.com 4: 12-17 (2015).
Versión editorialDigital.CSIC

 

Ficheros: