I. Obtención y desarrollo de materiales vegetales adaptados a las zonas templadas semi-áridas

La situación actual y las perspectivas de futuro de nuestra agricultura demandan la existencia de material vegetal que a) presente una buena capacidad de adaptación al medio, tolerando en la medida de lo posible los estreses abióticos existentes; b) permita reducir al máximo las necesidades de insumos químicos, mediante la tolerancia o resistencia a estreses bióticos y la eficiencia en el uso de los fertilizantes; y c) ofrezca una gran calidad de producto como condición necesaria para el mercado global. A esta demanda se puede dar respuesta integrando los avances en las áreas del conocimiento y la gestión de la biodiversidad, la identificación de los caracteres importantes para la producción de los cultivos y de su control genético, la generación de nueva variabilidad, y poniéndolos al servicio de la mejora genética, como plataforma de aplicación de todos ellos para la obtención de germoplasma, cultivares y patrones mejorados. Este objetivo general se articula en los siguientes objetivos específicos:

I.a. Mantenimiento y explotación de la variabilidad genética existente (biodiversidad).

Resulta fundamental, por un lado, frenar el grave proceso de erosión genética derivada de la utilización de un número cada vez más restringido de genotipos y, por otro, utilizar al máximo los caracteres de interés existentes en la variabilidad natural. La riqueza biogeográfica e histórica de la península ibérica han dado como resultado la existencia de una abundante diversidad natural en sus cultivos. Su acceso para los investigadores se ve ahora facilitado por el empleo de las nuevas tecnologías moleculares.

I.b. Generación de nueva variabilidad, identificación y selección de caracteres de interés

La generación de variabilidad dirigida y su recombinación, mediante la aplicación de diferentes técnicas, es un elemento imprescindible para los procesos de selección y obtención de materiales. Las técnicas de búsqueda de QTLs permiten la disección de caracteres complejos, lo que simplifica su uso práctico.

Una combinación de los sistemas clásicos de selección con la implementación de nuevas herramientas se está mostrando muy fructífera, destacando los marcadores moleculares para el diseño y seguimiento de cruzamientos o la embriogénesis gamética y somática para la fijación rápida de genotipos. Igualmente, la implementación de técnicas de selección in vitro o la búsqueda de indicadores bioquímicos permitirán una mayor eficiencia en los procesos de identificación y selección de genotipos.

El conocimiento de los mecanismos estudiados en el objetivo general II habilita la implementación de herramientas de selección. Por otro lado, el acervo de variabilidad genética de los cultivos objetivo constituye un claro sustrato para testar hipótesis desarrolladas en el objetivo general II.

I.c. Obtención de nuevos materiales vegetales

Esta actividad es la culminación de las dos anteriores. Se pretende la obtención de variedades comerciales en aquellas especies para las que el sector privado no cubre las necesidades de nuestra agricultura, fundamentalmente por la falta de rentabilidad de esas semillas; mientras que en otras especies se llevará a cabo la obtención de materiales base de procesos de mejora para su transferencia al sector semillista. En el caso de los frutales, los viveristas españoles demandan el desarrollo de variedades propias que, junto a una mejor adaptación a nuestro ambiente, eviten la gran vulnerabilidad que supone la dependencia internacional en cuanto a estos materiales.