Fecha: 18/04/2018

Descontaminación del suelo en una plantación forestal de cedro (afectada por Cesio 137) en las inmediaciones de la Central Nuclear de Fukushima (Japón)

Como consecuencia del terremoto y posterior tsunami ocurridos en marzo de 2011 en el centro-este de Japón, la central nuclear de Dai-ichi Fukushima sufrió una serie de explosiones liberando una vasta cantidad de radionucleidos, entre ellos Cesio 134 y 137 (ratio aproximado en la zona 1:1), que contaminaron los suelos y vegetación de bosques y cultivos, infraestructuras y masas de agua. Posteriormente, diferentes prácticas de descontaminación se han realizado, reduciendo las dosis de radiación ambiental.

En un reciente trabajo, publicado en la revista Environmental Pollution (disponible online desde el 19 de abril de 2018) y dirigido por los Drs. Manuel López-Vicente (Grupo Manejo del Suelo y Cambio Global, EEAD – CSIC ) y Yuichi Onda (Universidad de Tsukuba, Japón ), se han evaluado ocho prácticas de descontaminación en una plantación forestal de cedros situada a tan sólo 16 km de la central nuclear y dentro de la zona de exclusión. Se monitorizó la concentración de Cs-137 en muestras de suelo y restos vegetales, así como las tasas de exportación, durante 27 meses (mayo 2013 – julio 2015) en 10 parcelas experimentales, y tras la aplicación de las medidas de descontaminación. Las diferencias en las actividades de Cs-137 fueron significativas, distinguiendo cuatro grupos homogéneos. Las prácticas de clareo parcial con eliminación de hojarasca redujeron en gran medida la radioactividad remanente. Las prácticas de clareo total con o sin eliminación de hojarasca redujeron en menor medida la contaminación. Las parcelas con mallas de protección del suelo redujeron las dosis en menor medida que las parcelas control. La variabilidad temporal observada se asoció a los patrones de precipitación (con episodios de lluvias intensas y tifones) y a las fluctuaciones estacionales del dosel de las cubiertas de vegetación arbustiva y arbórea. La fracción de Cs-137 acumulada en el suelo representó el 96,6% del total y tan sólo el 3,4% se midió en los restos de vegetación. En 2013 se observó el mayor descenso en radioactividad, que fue moderado en 2014 y bajo en 2015, debido a la expansión de la vegetación de nueva colonización, con la consiguiente reducción de la posible contaminación secundaria de las zonas adyacentes.

Este trabajo de investigación se enmarca en el proyecto “Development of techniques for migration control against radioactive substances in forests (2012–2016)” de la Agencia Forestal Japonesa, y es fruto de las estancias que el Dr. López-Vicente realizó en 2015 (beca postdoctoral de la Canon Foundation in Europe) y 2016 en el laboratorio del Dr. Onda, en la Universidad de Tsukuba (Japón).

López-Vicente M, Onda Y, Takahashi J, Kato H, Chayama S, Hisadome K. Radiocesium concentrations in soil and leaf after decontamination practices in a forest plantation highly polluted by the Fukushima accident. Environmental Pollution 239, 448-456 (2018)
DOI: 10.1016/j.envpol.2018.04.045

   

 

 
     
     

 

Ficheros: